“Dos personas que se hacen reír tienen derecho a todo”.

Este fue el pensamiento de Lidia la tarde del 22 de mayo del 2011, en el Kioskito de Triana, cuando conoció a Juan Luis. Unos amigos que se encuentran por casualidad, una presentación por casualidad… ¡y surgió el amor! Desde ese momento, los dos empezaron a hablar, y una semana más tarde, quedaron en ir a una discoteca. Allí, entre risas y bailes, ¡se dieron su primer beso!

Cinco años más tarde, el 27 de mayo de 2016, Juan Luis quiso llevar a Lidia a cenar al Restaurante Ababes (en la calle Betis). Tras hacerse la foto de rigor cruzando el puente de Triana, temblando de emoción, Juan Luis se puso de rodillas y sacó su anillo… ¡como en las películas! Hasta los turistas que pasaban por allí les hicieron fotos.

Un año más tarde, el 9 de junio de 2017, tuvo lugar la maravillosa boda que tanto habían soñado. La celebraron en la Hacienda San Miguel de Montelirio, tras una ceremonia en el jardín de la misma hacienda, y bajo el servicio de Catering Saboga.

En su gran día, Juan Luis lucía un traje semi-levita de corte Slim en color negro (modelo Carbayin), muy apropiado para una boda de tarde-noche, de la firma Protocolo Sevilla. El chaleco era de la marca Navarro, de tipo semi-cruzado en color gris combinado con corbanda para diferenciarse de los invitados. Llevaba un elegante zapato negro, y un reloj que le regaló Lidia por su compromiso.

Lidia llevaba un traje de novia de ensueño regalado por su madre, de la firma Pronovias, en color blanco roto con tirantas de pedrería y espalda descubierta. Destacaba su larga cola y el velo, que lucía la misma pedrería que el vestido. Debajo del vestido, sus primos quisieron que llevara una liga azul, ¡que dicen que da suerte!

Se decantó por un zapato de corte clásico, en color blanco, de la tienda Los Secretos de la Novia, y por unos preciosos pendientes que le regaló su suegra y el anillo de pedida. Y para elegir su ramo, eligió la misma tienda donde su madre se compró en su día el suyo: Floristería Los Claveles.

Su peinado de bodas fue un semi-recogido con el pelo rizado, con un detalle de plata jugando con su pelo, elaborado por Eva de Peluquería Gianni. El maquillaje, sencillo y elegante, se lo hizo Tere, una amiga de la madre de Lidia.

Ambos llegaron a la Hacienda San Miguel de Montelirio en coches clásicos: él en un Audi A4 en color negro, y ella en un Opel Insignia de color gris azulón. Ya en la hacienda cabe destacar que los arreglos florales fueron por parte de la floristería del Catering Saboga, en concreto, la decoradora Eugenia. ¡Quedó todo precioso!

¡Las invitaciones de boda no dejaron a nadie indiferente! Y los meseros… quisieron hacerlos ellos mismos poniéndole a las mesas el nombre de series y películas. Las minutas las realizó el catering Saboga: ¡dos huellas en forma de corazón!

Fueron muchos los momentos los que inmortalizamos a través de nuestro objetivo, como la llegada a la ceremonia del brazo de sus madres, o los votos que se dedicaron el uno al otro. Aunque un detalle muy emotivo que pudimos vivir fue un cartel que le regalaron a Lidia, donde le recordaban que su abuelo y su padre estaban con ellos en este día tan especial para ellos… ¡un momento mágico!

Los invade la melancolía y la felicidad al ver las fotografías de su gran día… ¡qué rápido pasó todo! Por eso, decidieron que fuéramos nosotros, Acuarela Fotógrafos, los que dejáramos constancia de cada momento. ¡Fue un verdadero placer!

Juan Luís y Lidia. Os deseamos que la felicidad de este día os dure para toda la vida. ¡QUE VIVAN LOS NOVIOS!

Boda casa novio

Boda casa novio

Boda casa novio

Boda casa novio

Boda casa novio

Boda casa novio

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda casa novia

Boda civil

Boda civil

Boda civil

Boda civil

Boda civil

Boda civil

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Boda evento

Recommended Posts

Deja un comentario

12 + Doce =