Lo importante no es como empiezan las cosas… ¡sino como acaban!

Nuestros protagonistas de hoy, Sergio y Laura, se conocieron en unas condiciones bastante peculiares: en un entierro en el tanatorio. Un punto de partida diferente a lo habitual, pero todo lo que siguió a aquel momento… ¡fue sencillamente maravilloso!

Como testigo de su amor, encontramos a nuestro emblema sevillano: ¡la Giralda! Fue allí donde Sergio pidió la mano de Laura, quien muy emocionada respondió el primer ¡sí, quiero! Desde ese día, hasta el 20 de mayo de 2017 que tuvo lugar el enlace religioso en la Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena, todo ha sido un no parar de organizar y preparar su ansiada boda.

Laura tenía muy claro que quería ser una novia atrevida, dentro de los cánones que marca la tradición. Llevaba un espectacular vestido de novia de Franc Sarabia, hecho en ‘crep natural’ con mangas de gasa y galón dorado en el escote de la espalda. Sus zapatos eran de salón, clásicos y cómodos, en color rosa nude y diseñados por Gloria Ortiz.

Las joyas fueron las justas: su anillo de pedida, un solitario con un hermoso brillante; unas perlas con un toque dorado como pendientes y, para rematar, una diadema italiana de flores doradas. ¡Espectacular!

Su ramo de bodas lo elaboró la Florisería Flor a Flor, con calas y toques silvestres, también muy original. Fue la misma floristería la que se encargó de realizar los centros de mesa de corte alto para la celebración, que fue en el Salón Azahar de la Hacienda Azahares, quien además prestó también su propio servicio de catering.

¿Y sabéis quién diseñó las invitaciones de bodas? ¡Pues nosotros mismos! en Acuarela Fotógrafos usamos fotografías realizadas en su reportaje de pre-boda.

Para los meseros, Sergio y Laura eligieron frases y lugares especiales para sus familiares y amigos.

Nuestros protagonistas recuerdan con especial cariño el momento de su llegada a la Basílica, pues marcó un antes y un después en su camino, y el precioso canto de una soprano, que puso la nota musical a su ceremonia. ¡La emoción los embargaba!

Y es que ese día que tanto soñamos y esperamos se pasa volando… por ello, ambos nos transmiten su agradecimiento por haber inmortalizado todos y cada uno de los momentos de su boda. Aunque siempre te quedes con ganas de más, al menos pueden disfrutar de su gran día a través de nuestras fotografías.

Enhorabuena pareja, ¡que seáis muy felices!

Recommended Posts

Deja un comentario

dos × 5 =